Grandioso Bicis Cruzcis

Pequeño se queda el calificativo, pues la verdad es que fue apoteósico. Y es que de principio a fin todo fue inolvidable.

Pero empecemos por el principio: Los participantes se citaron en la entrada de la Bachillera con sus correspondientes bicis, algunos ajustes de última hora y listos para salir. Pero cuando se hace recuento de participantes se dan cuenta de que falta el señor Tirante. Tras unos minutos de confusión éste aparece tranquilamente montado en su moto, tras la consiguiente bronca del resto se prepara para salir  y todos listos. Comienza oficialmente el Bicis Cruzcis 2013.

Primera Estación. El grupo se parte. Lucky cree que es una carrera y sale pitando, Carlos y Ale quedan en medio y rezagados Cristóbal y Luis, así llegan a “La Escalerita”, donde se decide poner un fondo común y no que cada uno pague en un sitio, Luis se encarga de las primeras fotos, Lucky del dinero y de pedir el sellado y el resto se turnan para ir pidiendo. Allí se encuentran con Emilio del bar “Proco” viejo conocido de Luis y Lucky que se ofrece a hacerles una foto, pero no da con el botón correcto y cree que la cámara de Cristobal esta sin memoria y le obliga a borrar algunas “valiosas” fotos, tras dar con la tecla correcta todo vuelve a la normalidad.

Segunda Estación. Aunque más compacto (la travesía por el carril bici se nota) La Cámara de los Melones llega al centro (durante el camino ven a Yeray, hijo del encargado del rincón literario de esta página) y tras pasar por la basílica de la Macarena llegan al Pumarejo donde hay un mercadillo. Tras pedir la ronda de reglamento y el sellado del pasaporte en “Bodega Camacho”, Ale y Lucky se fijan en un CD que hay en el mercadillo bajo el sugerente título de “El camino real. Todos Tus Muertos”, deciden que ésta sea la banda sonora original del Bicis Cruzcis 2013.

Tercera Estación. La calle San Luis está en obras y tienen que sortear varios obstáculos, en mitad de la obra dejan las bicis y por primera y única vez tienen que amarrarlas. Olvidan la sudadera de Lucky y a Luis se le llena la memoria del móvil, por lo que en adelante las subidas de fotos se hacen desde el móvil de Ale. Empiezan a estar contentos. Tras la correspondiente ronda y sellado en El Rinconcillo” continua la marcha.

Cuarta Estación. “Quitapesares” taberna Perejil, todo marcha perfecto, aunque antes de llegar a su destino la lluvia hace su aparición, rápidamente se refugian dentro de la taberna. Es la cuarta estación y la cuarta cervecilla, Cristobal todavía no cambia de tercio, Ale posa en modo “Canal Caza y Pesca” mientras Lucky saca a relucir sus cuatro largos dedos por primera vez en lo que va de tarde. Por primera vez no nos ponen sello, nos firman directamente el pasaporte. Cristóbal, con claros síntomas de vejiga pequeña, es el primero de los miembros de la Cámara que visita el toilet. Mala señal, demasiado pronto para realizar el primer avituallamiento.

Quinta Estación. En la Cervecería El Tremendo ya no llueve y luce el sol, aunque dudo que fueran conscientes de tal situación en ese momento. Se va perdiendo la vergüenza y Lucky pide sin éxito un platito de mojama para la foto. Nuevamente les firman en vez de sellarles pues la verdad es que a esa hora el bar estaba totalmente “Acolasao”.

Sexta Estación. En San Pedro saben de su existencia. Tras sortear varios peatones llegan a Taberna Coloniales donde Cristóbal, ahora si cambia de tercio y comienza a darle a la Coca-Cola, es a partir de aquí cuando todo empieza a parecerles gracioso. Segundo intento fallido de Lucky de conseguir una tapa gratis, en este caso optó por la opción de las Papas Bravas aunque el camarero no coló. Varios miembros de la Cámara visitan el Roca, la cerveza comienza a hacer estragos en ciertas partes de su anatomía. De ahí a llegar a la cabeza poco queda.

Séptima Estación. Cruzando el corazón de la Alfalfa llegan a Casa Diego. Les vuelven a sellar el pasaporte y por primera vez se les pasa hacerse las correspondientes fotos, el ambiente les puede. Lucky intenta que la cámara se haga unas instantáneas con Vitorio y Luquino pero después de intentarlo un par de veces desiste al ver como dicha pareja le da esquinazo cada vez que intenta acercarse a ellos.

Octava Estación. Bajando la Cuesta del Rosario llegan a una impresionante plaza del Salvador que está literalmente “abarrotá”. Carlos y Lucky se aventuran a ir a pedir mientras que Ale, Cristóbal y Luis custodian las bicis y dan buena cuenta de una cartucho de papas fritas, que Ale tira al suelo. Cuando llegan con la ronda de turno, no traen sellado el pasaporte, solo un ticket y es que en “La Antigua Bodeguita” no dan abasto. Una señorita con un escote destacado se les acerca y mientras La Cámara babea ésta les pone pegatinas a todos. Ninguno cae en retratarse con la muchacha.

Novena Estación. Rodeando la catedral llegan a la plaza del Triunfo donde un grupo de simpáticas inglesas que están cantando en inglés y vestidas de flamencas son literalmente abordadas por los muchachos que se fotografían con ellas. La vergüenza está totalmente perdida. Tras esto llegan a Las Columnas  donde de nuevo se retratan con un grupo de chicas de despedida de soltera. Comienza la vuelta.

Décima Estación. La Calle Tetuán hay que hacerla andando. Envidiosos cuando se cruzan con una muchacha que iba montada en bici, le mienten vilmente diciéndole que la polícia está al principio de la calle. Siguiendo el olor a adobo llegan a Bodega Blanco Cerrillo. A Lucky se le olvida pagar la ronda, pero al final cae que no ha pagado y resuelve la situación. El mundo empieza a estar borroso (como cuando Frodo se pone el anillo). Conocen a la segunda pareja que conoce de oídas la existencia del Bicis Cruzcis.

Decimoprimera Estación. Siguiendo a pie alcanzan el Patio San Eloy, deciden no comer y dejarlo para el bar Tele. Conocen un grupo de chavales Salmantinos que están de despedida. Esta cerveza ya cuesta. Por primera vez en lo que va de peregrinación no salen las cuentas, a la Cámara le han cobrado una cerveza de más. Lucky, avíspado para esto de los números, repará en el error humano del camarero y consigue recuperar, para las ya mermadas arcas de la Cámara, el euro veinte.

Decimosegunda Estación. El grupo está totalmente roto. Unos tiran por Amor de Dios, otros por Feria, van llegando desperdigados a Bodega Vizcaino que está cerrada. Consiguen que les sellen pero no una consumición. Deciden recuperar en Bar Tele, la hora les ha cogido.

Decimotercera Estación. Perjudicados llegan al Bar Tele, un super serranazo los anima. Y es que como puede ser que un filete de lomo intercalado con un pimiento, un tomate y dos trozos de pan te haga estar en el cielo por un instante. La cosa está calentita, en la foto se derraman cervezas. Ésta si que cuesta trabajo. Y al final con las prisas se dejan ropa y el macuto. Escopeteados y con todas las previsiones rotas vuelven al barrio.

Decimocuarta Estación. La vuelta es caótica, alguien grita el último paga. Unos retornan por Sánchez Pizjuán, otros por Macarena 3. Son las 5 y media y no son horas para la A.V.V. por lo que se improvisa un último lugar. “Kebabs Aladín”. Sus caras lo dicen todo. Toman la última cerveza. Se ha cumplido Bicis Cruzcis. El año que viene más.

Por último agradecer a todo el personal de todos los establecimientos donde estuvimos su magnifica atención así como aquellas personas con las que tuvimos el placer de compartir este maravilloso día y aquellas personas que se interesaron por este evento. Contamos con ustedes para el próximo año.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 5 = 2