Derbi Sevilla – Betis (Liga 2.013-14).

El 117º derbi de la historia entre Sevilla y Betis fue, en esta ocasión, para los rojiblancos por un marcador más apabullante de lo que se vivió en el Pizjuán. El resultado final, 4 – 0, y realmente no mereció ese marcador el Betis porque el rival no hizo méritos para tan holgado marcador. Lo que sucedió fue que al Sevilla se le puso el partido de cara nada más comenzar: Minuto 2, pérdida de balón del Betis, recupera M’Bia que pasa a Reyes y este hace un sombrero a la catastrófica zaga bética para que Bacca se plantara solo delante de Sara (el cual estuvo desastroso durante todo el partido).

A partir de ahí el Sevilla se dedicó a replegarse y salir a las contras buscando nuevamente la espalda de la defensa bética que hizo aguas durante todo el encuentro. De hecho tuvo un par de ocasiones más pero la delantera sevillista no estuvo muy acertada. Luego el Betis comenzó a meterse en el partido (bastante tarde tratándose de un derbi), y tuvo una gran ocasión en las botas de Nono para empatar pero su ‘trallazo’ se estrelló en el palo de la portería defendida por Beto.

Y cuando el partido estaba más igualado llegó la jugada tonta y decisiva de la noche. Nueva contra del Sevilla y Paulao, que ya tenía una tarjeta amarilla por protestar, agarró a Reyes cuando este se escapaba derribándolo y ganándose así la segunda tarjeta y la correspondiente expulsión. Fue un error infantil de un jugador con experiencia y oficio que, para colmo de males para el Betis, vino acompañado del segundo gol sevillista, su autor: M’Bia, que cabeceó a la red la magistral falta sacada por Rakitic (aunque medio gol hay que dárselo a Sara que se comió la pelota). Minuto 43 y el Sevilla se ponía 2 – 0 con un jugador más. Como dijo mi amigo Isra: “En la primera y en la última jugada del partido”.

La segunda parte fue un paseo para el Sevilla que apenas encontró oposición en un Betis que no tuvo ideas para remontar el partido, ni siquiera para intentar igualarlo y más aun cuando en una nueva pérdida de balón del Betis cerca de su área, Bacca habilitó para que Vitolo marcara el tercero, era el minuto 59 y el final anímico del partido para el Betis. A partir de ahí el Sevilla se hizo con el mando por completo del partido y bajo el ritmo controlando en todo momento a su rival que pensaba más en el final del partido que en intentar marcar al menos un gol.

Con todo decidido, en le minuto 88 y tras el saque de un córner botado por parte de Rakitic llegó el cuarto gol, en esta ocasión de Iborra de un esplendido cabezazo que nuevamente se comió el portero que poco amago hizo de parar el balón.

En resumen, 4 – 0 y cómoda victoria del Sevilla que, en mi modesta opinión, tampoco hizo mucho juego para tan contundente marcador. Los rojiblancos salen del derbi con la moral por las nubes, a un solo punto de Europa y deja al Betis, colista y con muchas dudas en un juego al que tienen que darle la vuelta sea como sea.

 

6 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + = 21